WILLKA KUTI 2020 DESDE NUESTROS HOGARES

El 21 de junio en todo el hemisferio sur se celebra la llegada del invierno, la estación más fría del año marcada por el alargamiento de las noches y el acortamiento de las horas de sol. Si bien el significado de este día varía en las distintas culturas del mundo, la mayoría lo ve como un período de renovación y renacimiento y lo festejan con rituales, festivales y distintas celebraciones.
En esta región, las culturas ancestrales del país celebran el 21 de junio el Willka Kuti -también conocido como “retorno del sol”-, un ritual donde se honra al sol y a la Madre Tierra.
Otros de los sitios donde se concentran más personas son el altiplano cerca del lago Titicaca y la Puerta del Sol (Tiwanaku), Bolivia, aunque cada año se suman nuevos lugares sagrados donde realizar y extender la ceremonia.
Sobre el Willka Kuti

El Willka Kuti o Año Nuevo Andino Amazónico es una tradición que se remonta a épocas precolombinas. El Willka Kuti marca el comienzo de una nueva era, la “Era Pachacutí”, que según la tradición andina trae consigo momentos de profundo cambio y retorno a la armonía y el equilibrio.

Este ritual, que se practicaba con mucha fe e intensidad desde antes de la colonización española, para rescatar la tradición, honrar a la Pachamama y al Sol.

La ceremonia sagrada del Willka Kuti es ofrecida por los Yatiris (chamanes), quienes realizan las ofrendas y peticiones a la Pachamama por buenos augurios. Las personas esperan con las manos extendidas hacia el cielo la salida del sol; el que según las creencias andinas es proveedor de vida y llegará cargado de poderosas energías de renovación.

En estos tiempos de confinamiento de estar en nuestros hogares con nuestras familias, no podremos estar en los cerros ceremoniales de nuestra región de Tarapacá como es tradicional cada 21 de junio esperando el retorno del sol, es por eso que acudimos a nuestro jilata Alberto Díaz Araya para que nos diera algunas recomendaciones para esperar el Willka Kuti en nuestros hogares.

Recomendamos que sea una ceremonia comunitaria en familia, hay que armar una mesa ceremonial en nuestros hogares, ella debe ser cubierta con una llijlla o aguayo andino, hojitas de coca, vino que es para la tierra y alcohol es para las almas del cielo (puede ser un trago como pisco), debemos tener incienso y copala.  Si no hay eso, con la coca y el vino basta para poder challar, luego pasar con respeto ofrendando al sol y pidiendo por la familia y la comunidad en un nuevo ciclo que nos está llegando.

El incienso  se debe encender previamente antes que salga el sol, luego el vino en las 4 esquinas de llijlla o aguayo, después el alcohol y al final la coca en el centro de llijlla.

Sin duda queremos que este nuevo sol penetre en nuestros hogares y en nuestras familias, para que volvamos con mucho  mas fuerzas a retomar nuestras vidas después que esta pandemia acabe, gracias a nuestro jilata Alberto Díaz Araya por darnos estas importantes recomendaciones que se deben hacer con respeto por nuestros antepasados.

JALLALLA WILLKA KUTI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *